La postura del baby cuervo o kakasana es una postura de yoga de equilibrio que se utiliza mucho en la práctica. Puede parecer que se necesite mucha fuerza en los brazos y muñecas, sin embargo, gran parte de la fuerza se concentra en el abdominal y la zona pélvica. Es una postura que incluye fuerzas opuestas por lo que tendremos que llevar nuestro peso hacia la base de las manos mientras que llevamos las nalgas hacia arriba. Al principio, puede parecer complicada pero si se siguen unos determinados pasos, es mas sencilla de realizar de lo que se cree.

KAKASANA significa: KAKA = cuervo y ASANA = postura

LA POSTURA DEL CUERVO PASO A PASO

  1. Agáchate de cuclillas y coloca las piernas al lado de la esterilla.
  2. Apoya las manos y flexiona los codos por dentro de las piernas mientras levantas las nalgas. En este paso, puedes ayudarte de nuestro taco de Chic&Love tanto para apoyar los pies como la cabeza.
  3. Recuerda en mantener la espalda estirada mientras doblas los brazos de tal manera que lleves el peso hacia delante. Es importante llevar la mirada al frente para un mejor equilibrio.
  4. Levanta los pies lentamente. Puedes ir poco a poco para ir cogiendo una mayor seguridad.

BENEFICIOS

Uno de los beneficios principales es que la postura del cuervo nos ayuda a dejar de sentir miedo. Una vez que se consigues llegar a esta postura, superas la barrera de enfrentarte a otras cuya base son las manos. Del mismo modo, en el ámbito espiritual, nos beneficia a abrirnos a nuevas experiencias y sentirnos más seguros con nosotros mismos.

Respecto a los beneficios físicos, la postura del baby cuervo sirve para tonificar los brazos, los pectorales, la espalda y los abdominales. Asimismo, contribuye a mejorar las postura corporal y la capacidad respiratoria de los pulmones.

CONTRAINDICACIONES

Hay que tener en cuenta que al ser una postura avanzada, no es para todo el mundo. Las muñecas sufren mucho durante el ejercicio, por lo que se recomienda a cualquier personas que padezcan alguna lesión, que eviten su realización. Asimismo, se aconseja que en un principio se vaya practicando poco a poco y se combine con otros ejercicios de empuje base como flexiones o fondos de suelo que ayudan a que una mejora de la postura.

Recuerda que en todas las posturas de yoga, hay que conectar con tus sensaciones y más concretamente en la postura del cuervo. Céntrate en mirar al frente y no en tu propio cuerpo. ¡Y no tengas miedo! Siempre puedes optar por un taco de yoga como el de Chic&Love para apoyar la cabeza en un momento de desequilibrio. 🙂

Carrito
0